Motivando y desmotivando

motivando y desmotivando, grupo emprendedores chimbote

Un empleado desmotivado es una bomba de tiempo; en cambio una persona motivada ayudará en gran medida a la empresa.

Mantener motivados a los empleados es fundamental para alcanzar el éxito; descubre qué factores levantan el ánimo del personal y evita aquellos que acaben con su energía.


Motivando:

Nuevos retos: Incorporar a tus mejores empleados en los nuevos proyectos de la empresa los animará a tener nuevas ideas para aportar.

Apoyos no económicos: Horarios flexibles, trabajo en casa y capacitación constante son los activos más valorados por los empleados.

Incentivos por resultados: Fijar una meta de negocios y entregar un premio simbólico a quien lo logre hará saber al empleado que valoras su esfuerzo.

Plan de desarrollo: Hacerle saber a los empleados que tienen posibilidades de crecimiento dentro de la compañía los inspira a entregar mejores resultados de los que su propio trabajo exige.

Retroalimentación: Proporciona a los empleados informes periódicos sobre el impacto de sus proyectos en la empresa porque así sabrán que su trabajo contribuye positivamente.

Acceso con los jefes: No hay nada más motivador para una persona que trabajar con un jefe con el que se puede conversar, solicitar ayuda, darle puntos de vista y escucharle tanto corregir como reconocer a su subordinado cuando hace las cosas bien.

Buenos sueldos: El sueldo y las prestaciones siempre son un aliciente importante. Si quiere empelados que actúen como dueños, compénseles como a dueños. No es lógico esperar que alguien que no tiene beneficios de propietario, actúe como tal.

Organización ejemplar: Es alentador trabajar en una empresa modelo. Un empleado siempre querrá ser parte de una organización de la que esté orgulloso. Desea escuchar en las sobremesas con amigos, los noticieros y de los proveedores y clientes, buenos comentarios sobre la empresa.


Desmotivando:


Jefes sin liderazgo: La principal razón por la que un empleado abandona su trabajo es tener un jefe que no lo inspire a ser mejor profesional.

Rutina laboral: Procura sumar un componente divertido en cada día de trabajo, pues la rutina es un fuerte desmotivador para tu equipo que puede caer en depresión al sentirse estancado.

Poco o nulo reconocimiento: Si cuando alguien realiza un buen trabajo es pasado por alto pero recibe fuertes castigos cuando comete errores será una persona con baja motivación.

Falta de comunicación: Los empleados prefieren entornos donde puedan expresar sus ideas libremente y éstas sean valoradas. Procura escuchar a tu equipo cuando lo soliciten.

Promesas incumplidas: Cuando un jefe le dice a sus colaboradores que habrá ascensos en la empresa o incremento de sueldos, pero éstos no llegan, el personal va perdiendo la confianza en las promesas que se hacen y en las posibilidades en la empresa y esto afecta su productividad.


Para ti no, para ellos sí: Un empleado se desmotivará cuando una empresa anuncia que ha decidido recortar gastos y que no habrá más aumentos e incluso sólo habrá café en la mañana para los empleados. Sin embargo, se contrata a nuevo personal con altos salarios y se mantienen los privilegios a los ejecutivos internacionales.

Falta de objetivos: Cuando una empresa carece de objetivos usualmente tiene un camino que recorrer: el fracaso. La falta de medidores afecta gravemente no sólo en la productividad sino en el estado de ánimo de los empleados.

Exceso de trabajo: La carga de trabajo excesiva o de horas trabajadas es una de las principales causas de desmotivación laboral en la mayoría de los empleados y más aún cuando éstas no son remuneradas.

Relacionados: Emprendimiento

Escribir comentario

Comentarios: 0

¿PORQUE DEBEMOS EMPRENDER?

Una de las limitantes que encontramos cuando tenemos una idea en la que nos gustaría invertir es que no confiamos en que la idea por si misma pueda ser convincente para los demás. No todos los consumidores son emprendedores pero definitivamente todos los emprendedores son consumidores.

Las ideas que tenemos seguro provienen de: algo que pensamos debería existir o una forma en que pensamos deberían ser las cosas. Emprender marca diferencia y agrega un estilo personal a un servicio o producto que ya existe. Basta estructurar esta diferencia en un esquema formal para tener el primer bosquejo del que será nuestro negocio.