Razones por las cuales deberías pagar a tus empleados por dormir en el trabajo

razones por las cuales debes pagar a tus empleados por dormir en el trabajo grupo emprendedores chimbote

Todos hemos sido testigos cuando una persona se encuentra “cabeceando”, adormilada o cierra sus ojos “para descansarlos” en el trabajo, se detona como bomba una serie de reacciones en la gente, algunos con humor y otros con cierta crítica, hacen más evidente el que una persona tiene sueño. Pareciera que dormir o descansar por un momento en el trabajo fuera un “pecado laboral”. ¿Por qué?

En algunos países la idea del descanso durante el trabajo (además de la hora de comida) podría ser su secreto para alcanzar la productividad necesaria. En Japón, tomar una siesta no sólo es aceptado, sino es tomado como un signo de dedicación. En España, las siestas de las tardes son tan comunes, que las empresas “bajan sus cortinas” justamente para esa ocasión.

Quizás es tu arma secreta para impulsar tu productividad. El actual ritmo de trabajo, en muchos casos, te exige estar todo el tiempo pensando en tus distintas actividades laborales, ya sea que estés en tu casa, en el parque. Revisar todo el tiempo el correcto electrónico del trabajo, aunque sea en fin de semana, es un síntoma de lo que estamos hablando.

¿Qué sucede cuando este exceso de trabajo te impide descansar correctamente? La respuesta sería obvia: menos productividad.

Una siesta en el trabajo de 20 o 30 minutos puede ser eficaz para compensar, temporalmente, la falta de descanso. Está demostrado científicamente que una persona que despierta luego de una siesta puede tener un mejor manejo de su funciones cognitivas.


Es una solución rápida para elevar el consumo de información. Cuando nos encontramos realizando alguna investigación o preparándonos para una presentación, la fatiga puede ser nuestro peor enemigo al afectar no sólo la memoria, sino también nuestra comprensión. El descanso ayuda al transporte de la nueva información en el cerebro. Sin suficiente descanso, las personas se sienten olvidadizas y “fuera de foco”.


Incentivará tu creatividad. Una de las formas que puedes utilizar para impulsar tu lado derecho del cerebro, donde mencionan los científicos que se encuentra nuestra creatividad, es tomando una siesta, y qué mejor que en el trabajo.

 

Te sentirás más comprometido y feliz. Las personas que toman una siesta luego de la hora de la comida tienden a estar más alertas durante los primeros 155 minutos, luego del descanso, los suficientes para tomar un nuevo respiro y dedicarte a tus actividades.

Incluso si tienes que quedarte tarde, estarás más comprometido a terminar tus deberes y en un estado de felicidad.

 

Es totalmente saludable. Qué hacen las personas para estar despiertas en el trabajo: tomar café, endulzar sus bebidas, escuchar música fuerte en sus audífonos, etc. Todo lo anterior no es exactamente saludable.

Pero una siesta puede ser precisamente lo que te recetó el doctor. Según un estudio de la Universidad de Harvard, una siesta de 20 minutos por tres días a la semana puede reducir la tasa de enfermedades relacionadas con el corazón en personas sanas en un 37%.


Puede aumentar los ingresos de la empresa. Si ya mencionamos que las siestas son buenas para la salud, aumentan el compromiso y felicidad de las personas e incentivan la creatividad, ¿esto puede ser la clave para aumentar la creatividad de la empresa?

Quizás las empresas no necesitan un gran presupuesto para adquirir colchones para permitir a las personas disfrutar de una siesta luego de la hora de la comida, sino que podrían empezar por formar una política de aceptación, y buscar los espacios para iniciar la cultura de la siesta.

Dormir la siesta en el trabajo no es motivo de burla o críticas. Como en Japón, las personas honestas que se responsabilizan de su productividad y ocupan este ejercicio, deberían estar en el cuadro de honor.

Relacionados: Emprendimiento

Escribir comentario

Comentarios: 0

¿PORQUE DEBEMOS EMPRENDER?

Una de las limitantes que encontramos cuando tenemos una idea en la que nos gustaría invertir es que no confiamos en que la idea por si misma pueda ser convincente para los demás. No todos los consumidores son emprendedores pero definitivamente todos los emprendedores son consumidores.

Las ideas que tenemos seguro provienen de: algo que pensamos debería existir o una forma en que pensamos deberían ser las cosas. Emprender marca diferencia y agrega un estilo personal a un servicio o producto que ya existe. Basta estructurar esta diferencia en un esquema formal para tener el primer bosquejo del que será nuestro negocio.