Una breve historia del cielo y el infierno

una breve historia del cielo y el infierno grupo emprendedores chimbote

Dice una antigua leyenda china, un discípulo pregunto al vidente: Maestro, ¿sabes cuál es la diferencia entre el cielo y el infierno?

En aquel tiempo, dice una antigua leyenda china, un discípulo pregunto al vidente:

– Maestro, ¿cuál es la diferencia entre el cielo y el infierno?

 

Y el vidente respondió:

– Es muy pequeña, y sin embargo de grandes consecuencias.

Vi un gran monte de arroz cocido y preparado como alimento. En su alrededor había muchos hombres hambrientos casi a punto de morir. No podían aproximarse al monte de arroz, pero tenían en sus manos largos palillos de dos y tres metros de longitud. 

Es verdad que llegaban a coger el arroz, pero no conseguían llevarlo a la boca porque los palillos que tenían en sus manos eran muy largos.

De este modo, hambrientos y moribundos, juntos pero solitarios, permanecían padeciendo un hambre eterno delante de una abundancia inagotable.

Y ESO ERA EL INFIERNO.

 

 

Vi otro gran monte de arroz cocido y preparado como alimento. Alrededor de él había muchos hombres, hambrientos pero llenos de vitalidad. No podían aproximarse al monte de arroz pero tenían en sus manos largos palillos de dos y tres metros de longitud.

Llegaban a coger el arroz pero no conseguían llevarlo a la propia boca porque los palillos que tenían en sus manos eran muy largos. Pero con sus largos palillos, en vez de llevarlos a la propia boca, se servían unos a otros el arroz. Y así acallaban su hambre insaciable en una gran comunión fraterna, juntos y solidarios, gozando a manos llenas de los hombres y de las cosas, en casa, con el Tao.

Y ESO ERA EL CIELO.


Relacionados: Motivaciones

Escribir comentario

Comentarios: 1

¿PORQUE DEBEMOS EMPRENDER?

Una de las limitantes que encontramos cuando tenemos una idea en la que nos gustaría invertir es que no confiamos en que la idea por si misma pueda ser convincente para los demás. No todos los consumidores son emprendedores pero definitivamente todos los emprendedores son consumidores.

Las ideas que tenemos seguro provienen de: algo que pensamos debería existir o una forma en que pensamos deberían ser las cosas. Emprender marca diferencia y agrega un estilo personal a un servicio o producto que ya existe. Basta estructurar esta diferencia en un esquema formal para tener el primer bosquejo del que será nuestro negocio.