¿Cómo saber cuando tomar un consejo?

como saber cuando tomar un consejo, grupo emprendedores chimbote

Cuando nos enfrentamos a una situación en la cual no sabemos de qué manera afrontarla, pero tenemos la oportunidad de meditar nuestra respuesta, nos acercamos a alguna persona con “experiencia”, a veces dudosa, para que pueda sacarnos del apuro.

Sin embargo, no todos los consejos tendrían el efecto positivo que esperamos. 

 

Las personas exitosas saben cuándo es bueno escuchar un consejo de alguien más, pero saber cuándo un consejo es útil y cuándo te puede afectar más de lo que te beneficia no siempre es fácil.

Siempre sé consciente del contexto en el que está dado el consejo y considérelo un factor determinante para saber si ese consejo es digno de tomarse o desecharse.

Aquellas personas que siempre quieren dar su consejo y opinión en todo, son casi siempre personas que únicamente quieren escucharse a sí mismas y que proveen consejos sin bases sólidas.

Siempre debes preguntarte: ¿Cuál es la motivación de esta persona para darme su consejo? Muy a menudo, el mejor consejo que puedes recibir es de algún inversionista o capitalista, ya que su propósito es que tú hagas dinero, y ellos se beneficien de esto.

Todos conocemos a un “sabelotodo”, así que la próxima vez que una persona así te ofrezca su consejo escucha educadamente y con atención, agradece y pregunta cómo es que sabe eso, si la fuente es de dudosa procedencia, ya sabes qué hacer con el consejo.

 

¿La persona de la que estás recibiendo el consejo es un empresario con experiencia? Muchas veces solicitamos consejo a alguien de nuestro círculo profesional sin observar antes sus logros profesionales, esto no quiere decir que sus consejos no valen la pena; sólo analiza si esta persona ha logrado algo similar a lo que estás enfocado, si no es así, tal vez es conveniente buscar el consejo de alguien más.


Relacionados: Emprendimiento

Escribir comentario

Comentarios: 0

¿PORQUE DEBEMOS EMPRENDER?

Una de las limitantes que encontramos cuando tenemos una idea en la que nos gustaría invertir es que no confiamos en que la idea por si misma pueda ser convincente para los demás. No todos los consumidores son emprendedores pero definitivamente todos los emprendedores son consumidores.

Las ideas que tenemos seguro provienen de: algo que pensamos debería existir o una forma en que pensamos deberían ser las cosas. Emprender marca diferencia y agrega un estilo personal a un servicio o producto que ya existe. Basta estructurar esta diferencia en un esquema formal para tener el primer bosquejo del que será nuestro negocio.