Preparando a tu hijo para la tarea escolar

preparando a tu hijo para la tarea escolar, grupo emprendedores chimbote

Quienes tienen hijos en edad escolar han pensado alguna vez que los deberes, las tareas que traen a casa todos los días, son una especie de cruz, una pesada carga que debemos soportar como un castigo que el sistema educativo, y muy en especial, los profesores, mandan a los padres para hacerles la vida difícil.

En muchos casos las peleas son diarias para que los muchachos se sienten a la mesa a hacer las tareas, los deberes.

Siempre encuentran excusas: más tarde, quiero ver este programa primero, prefiero comer algo antes, jugar con este nuevo juego… y el tiempo pasa, y nuestra presión arterial sube. 

Las amenazas se disparan, que pueden ser de todo tipo: no ir a tal sitio el fin de semana, decírselo a papá cuando venga, hablar con los profesores, con los maestros, quitarles el teléfono… cualquier cosa.

En ciertos casos, sí. Muchos profesores mandan tareas para casa alegremente sin darse cuenta de que cumplirlas va a llevar más tiempo del que tienen los niños una vez terminadas las clases. Si este es el caso, recomiendo que se hable con el profesor y se le explique, con buenas maneras, que lo cortés no quita lo valiente, que su hijo se ve desbordado con tanto trabajo para casa. Se puede llegar a un arreglo.

Como las tareas de casa deben de ser una especie de refuerzo de lo que se ha hecho en clase, y una manera de consolidar lo aprendido, la idea es buena y tiene sentido y razón de ser.

Las tareas de casa, los deberes, tienen también la meta de inculcar disciplina en los niños, una cualidad que les será muy útil en el futuro.

Tienen que concienciarse que hay tareas que tienen que hacer y que son ineludibles, como tantas cosas en la vida. De ahí viene que debemos permitir que el niño maneje y controle su tiempo y el momento cuando él cree que tiene que sentarse a estudiar, a hacer los deberes


Una pequeña charla para explicarles que ya son un poco mayores para saber lo que tienen que hacer y que por lo tanto los padres no le dirán ni recordarán constantemente que tienen que hacer lo que tienen que hacer.

Desde luego que no debemos permitir que los hijos hagan tareas, estudien, con la televisión puesta, o escuchando música. Hay un tiempo para todo. O lo uno o lo otro.

Cada palo debe aguantar su vela: que el niño debe hacer los deberes solito y sin ayuda. Es, claro, mucho más cómodo que el padre o la madre los hagan por ellos, pero eso debilita el carácter y fomenta la dependencia en los demás, algo que es nefasto. Sí es cierto que si el niño no comprende algo, es necesario ayudarle siempre que podamos. Llega un momento en que las matemáticas del colegio, por ejemplo, se nos escapan a los padres. O no sabemos el idioma extranjero que imparten en la escuela. Pero esto es otro cantar.

Los niños van a las escuelas para aprender y adaptarse al mundo cambiante en el que vivimos. Los colegios ni los cursos de verano no se han creado para alejar a los niños para que no molesten. No van a clase para traer buenas notas para que los padres estén contentos. Las notas son una pequeña indicación de cómo va el niño con respecto a sus compañeros de colegio. Los niños son personas y hay que tratarlos como tales.


En resumen........

1. Inculcar responsabilidad en los niños.

2. No fomentarán jamás la dependencia.

3. Dejarán claro y definir el horario para hacer deberes todos los días.

4. No permitirán ningún tipo de distracciones: ni televisión, ni música.

5. Si el niño no comprende la tarea es porque no comprende lo que le imparten en clase.

6. Evitarán intercambio de palabras y disputas sobre las tareas.

7. Si nota que el profesorado castiga a su hijo con muchos deberes, hable e indague.

8. Los deberes no deben de ser nunca imposibles de realizar por el estudiante. Si es así, algo va mal.

Relacionados: Valores

Escribir comentario

Comentarios: 0

¿PORQUE DEBEMOS EMPRENDER?

Una de las limitantes que encontramos cuando tenemos una idea en la que nos gustaría invertir es que no confiamos en que la idea por si misma pueda ser convincente para los demás. No todos los consumidores son emprendedores pero definitivamente todos los emprendedores son consumidores.

Las ideas que tenemos seguro provienen de: algo que pensamos debería existir o una forma en que pensamos deberían ser las cosas. Emprender marca diferencia y agrega un estilo personal a un servicio o producto que ya existe. Basta estructurar esta diferencia en un esquema formal para tener el primer bosquejo del que será nuestro negocio.