Silencio para poder aprender

silencio para poder aprender, grupo emprendedores chimbote

El ruido nos perjudica más de lo que puede parecer. Los niños (y también los adultos) expuestos a él constantemente tienen tendencia a ser más irritables, más inquietos y agresivos. Además, por lo general, tienen menos capacidad de concentración y un menor rendimiento desempeñando tareas. Los niños de hoy son nativos digitales, por lo que están acostumbrados a atender a diferentes estímulos al mismo tiempo y a recibir y procesar una gran cantidad de información.

 

Se dice que actualmente producimos en dos días la misma cantidad de información que antes requería unos 5000 años. Por eso, más que nunca, debemos enseñar a los más pequeños detener la avalancha de estímulos a la que están expuestos y disfrutar de la quietud y la calma de vez en cuando.

El silencio es una parte fundamental del proceso de aprendizaje, necesario para la consolidación de contenidos y la reflexión. Cada vez son más los modelos de enseñanza que valoran el silencio como una valiosa herramienta tanto para la enseñanza cognitiva como para el desarrollo integral del alumno.

Éste le ayuda a conocerse, a valorarse y a tomar decisiones. En él conectamos con nosotros mismos. Nacen unas preguntas y se da respuesta a otras. El silencio tranquiliza el cuerpo, la mente y el espíritu, es una herramienta al alcance de todos, sanadora y pacificadora.

 

Ayudar a los niños a descubrir la belleza que hay en el silencio es un gran regalo de valor incalculable. El juego del silencio contribuye a que los niños aprendan a relajarse, a respirar, a tomar conciencia de sí mismos y también de la cantidad de sonidos que hay a su alrededor, muchos de los cuales ya pasan desapercibidos. 


Material: Tan solo necesitas un lugar cómodo donde tumbar a tu hijo, o bien sentarlo en su escritorio con la cabeza recostada sobre la mesa. Asegúrate de que no hace frío en la estancia ni demasiado calor.

Procedimiento: Dirige a tu hijo hacia una actitud de silencio y ausencia de ruido. Puede ser tarareando una canción que invite al silencio (yo utilizo ésta con la letra un poco cambiada, la tarareo dos veces, cada vez más bajito). Es el momento de colocarnos en una posición que nos permita no movernos durante un par de minutos.

Tras tararear dos veces la canción, le pediremos que cierre los ojos, se relaje y guarde silencio durante el tiempo que dure la actividad. Las primeras veces es posible que no supere los dos o tres minutos. Podemos señalarle que esté atento a ver qué sonidos rompen el silencio tanto en el exterior como dentro de sí mismo.

 

El Juego del Silencio puede tener diferentes variaciones: 

1.- Encender y observar la llama de una vela y soplarla al terminar el ejercicio.

2.- Utilizar como temporizador un reloj de arena. Le daremos la vuelta al comienzo de la actividad y observaremos como caen los granos hasta el final de la actividad (procuraremos que los relojes sean pequeños).

3.- Hacer sonar un bol tibetano y mantenernos sentados en silencio hasta que dejemos de escuchar su sonido…


Para finalizar simplemente le pediremos que abra los ojos despacito y le preguntaremos cómo se ha sentido durante este tiempo.

 

Es fundamental aprender desde niños habilidades que nos ayuden a conseguir el bienestar emocional y a gestionar nuestras emociones. Practicar ejercicios de autoconocimiento de forma progresiva ayudará a los pequeños a conocerse, a gestionar sus emociones y a disfrutar de los beneficios de unos minutos de

calma, que se prolongarán a lo largo del día… y de toda su vida.

Relacionados: Valores

Escribir comentario

Comentarios: 0

¿PORQUE DEBEMOS EMPRENDER?

Una de las limitantes que encontramos cuando tenemos una idea en la que nos gustaría invertir es que no confiamos en que la idea por si misma pueda ser convincente para los demás. No todos los consumidores son emprendedores pero definitivamente todos los emprendedores son consumidores.

Las ideas que tenemos seguro provienen de: algo que pensamos debería existir o una forma en que pensamos deberían ser las cosas. Emprender marca diferencia y agrega un estilo personal a un servicio o producto que ya existe. Basta estructurar esta diferencia en un esquema formal para tener el primer bosquejo del que será nuestro negocio.