Consecuencias perjudiciales para la reputación de una marca

Consecuencias perjudiciales para la reputación de una marca,  grupo emprendedores chimbote

Una buena reputación de marca tiene un valor incalculable para las empresas: es lo que asegura que sus clientes quieran seguir comprando sus productos y servicios y sintiéndose orgullosos de ello. Una mala experiencia puede desembocar en toda una crisis de reputación en la que nadie quiera saber nada de esa firma. Y las consecuencias son reales: más de un tercio de los adultos ha dejado de hacer negocios con una empresa tras descubrir algo sobre ella que no encajaba con lo que debería ser, y el porcentaje asciende hasta el 57% entre las "elites de opinión", gente más informada y comprometida con los asuntos de actualidad. 

Es interesante que la falta de honestidad esté tan mal considerada como cometer algún acto ilegal, algo que corrobora la tesis de numerosos estudios de que la honestidad es el atributo más importante de una marca para sus clientes. 

Eso sí, mentir y delinquir no son lo único que puede llevar a un auténtico desastre de reputación, y el 74% de los consumidores también consideran muy perjudicial una filtración de datos o fallos de seguridad que puedan poner en riesgo la información personal, mientras que el 66% opina lo mismo sobre la retirada de productos del mercado debido a que puedan causar enfermedades y el 64% sobre las malas condiciones de trabajo. 

Por contra, los consumidores juzgan menos duramente una mala conducta de un empleado particular (solo el 37% lo considera realmente dañino para la reputación de marca) o una huelga o parada de la producción (solo el 32% lo ven grave). 

¿Qué se debe hacer cuando se desencadena una crisis de reputación? 

Cuando las grandes corporaciones cometen un fallo de gravedad, sea intencionado o no, deben poner en marcha toda su maquinaria para contrarrestar el efecto del golpe que recibirán a través de los medios de comunicación, la opinión popular, y sus propios accionistas. 


Las grandes empresas en estos casos: lo primero es pedir perdón de forma pública, para después ir limpiando todas las huellas que puedan recordar que el escándalo se ha producido. Para ello, lo habitual es intentar demostrar que el daño es menor al señalado, intentar hacer pivotar la atención hacia otras realidades o, buscar a un culpable en particular para eximir de responsabilidad a la compañía.

Relacionados: Emprendimiento

Escribir comentario

Comentarios: 0

¿PORQUE DEBEMOS EMPRENDER?

Una de las limitantes que encontramos cuando tenemos una idea en la que nos gustaría invertir es que no confiamos en que la idea por si misma pueda ser convincente para los demás. No todos los consumidores son emprendedores pero definitivamente todos los emprendedores son consumidores.

Las ideas que tenemos seguro provienen de: algo que pensamos debería existir o una forma en que pensamos deberían ser las cosas. Emprender marca diferencia y agrega un estilo personal a un servicio o producto que ya existe. Basta estructurar esta diferencia en un esquema formal para tener el primer bosquejo del que será nuestro negocio.