Estallando por publicidad y anuncios de videos online

Estallando por publicidad y anuncios de videos online,  grupo emprendedores chimbote

Si nos remontamos a dos años atrás, ya se pueden escuchar las frustradas quejas de los consumidores, que se mostraban completamente hartos con este tipo de contenidos y que no lograban empatizar con ellos. Las marcas parecían estar saboteándolos sirviendo unos anuncios que solo les hacían perder el tiempo y que deterioraban la experiencia. Años después, la situación es mucho peor. Los anuncios en vídeo son cada vez más habituales y han empezado a invadir muchos más espacios y muchos más lugares, asaltando al consumidor cuando menos se lo espera (o en realidad cuando ya se lo espera: el internauta se ha dado cuenta de que los anuncios en vídeo están en todas partes y por tanto que aparecerán en cualquier lugar).

Los precios de este tipo de anuncios no para de subir y el interés de las marcas por ellos también ha ido a la par. El mercado se ha convertido en una especie de escenario en el que todo el mundo parece obsesionado con este tipo de anuncios y con cómo hacer posible que se sirvan más y más. 

Y mientras la fiebre del anuncio en vídeo va en aumento, las quejas no han dejado de ir a la par. Incluso los formatos más tradicionales consiguen resultados nefastos en las encuestas de satisfacción: así, solo un 6% de los internautas recibe de buen grado los anuncios en vídeo en pre-roll. 

El punto del que todo el mundo debería partir y que debería marcar todos los análisis sobre qué es lo que está haciendo que los consumidores odien este tipo de contenidos y este formato publicitario es un hecho que ha sobrecargado toda la estrategia en publicidad en vídeo en internet. En la escalada del formato y en el creciente interés de marcas y medios, todos ellos han olvidado al consumidor. No están pensando en su experiencia de uso ni en lo que les hará más receptivos o más abiertos a lo que se les va a mostrar sino más bien en cómo es posible sacar más tajada de esto. Si todo el mundo está viendo vídeos, yo quiero estar ahí. Si todas las marcas quieren comprar ese espacio publicitario, yo quiero vendérselo. 


Esto es lo que ha llevado a que los anuncios en vídeo hayan aparecido casi debajo de las piedras y lo que ha hecho, además, que estos anuncios sean casi cualquier cosa. Lo importante es simplemente estar y las marcas no se han parado a pensar como de ese modo están dañando todo lo demás. 

Muchas veces los anuncios que se sirven en internet no son exactamente anuncios pensados para la red. Los anuncios en vídeo son muy largos, muy poco amigables y muy poco memorables. Las marcas no están además aprovechando todo el potencial que la red les da. En un entorno interactivo y en el que se puede tener respuesta inmediata, ¿por qué seguir usando anuncios dignos de la tele? 

No es el único punto en el que los anuncios en vídeo resultan indignantes y no es el único que hace que los consumidores se desesperen. Los medios tienen mucha culpa de algunos de los elementos que hacen que la experiencia de ver anuncios en vídeo sea débil. 

Uno de los problemas que más indigna a los consumidores es el hecho de que los anuncios no están en espacios que deberían estar. Por ejemplo, los medios suelen meter anuncios en todos sus vídeos, sin que importe que sean vídeos más cortos que el propio anuncio en sí. Tras ver tres anuncios, el internauta accede a un vídeo de 30 segundos, lo que resulta muy indignante. 


No es el único punto que lleva al enfado. Los medios también ponen anuncios en vídeos que son realmente contenido extraído de YouTube (y que por tanto no les pertenece) o en vídeos de mala calidad (¿quién no ha accedido al vídeo de una noticia para descubrir que es un bruto de una toma de agencia que el medio ni se ha molestado en editar?). 

No son los únicos problemas de presentación de los anuncios en vídeo. Los medios emplean tácticas como que empiecen solos o que al llegar al final del vídeo aparezca otro anuncio en autorun, técnicas tan frustrantes como los anuncios en vídeo que se ocultan en el cuerpo de las noticias. A eso hay que sumar que muchas televisiones que publican sus contenidos en la red lo hacen sirviendo anuncios que se suman de forma automática, cortando malamente el contenido y haciendo que la experiencia de visionado sea menos buena. 

 

A todo esto hay que sumar que los consumidores acceden cada vez más a los contenidos en vídeo a través de sus dispositivos móviles, lo que hace que estos anuncios frustrantes se sirvan en estos dispositivos y se coman, con ello, parte de los datos contratados por el consumidor, haciendo que la experiencia sea todavía más indignante.

Relacionados: Emprendimiento

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Belle Miga (miércoles, 01 febrero 2017 11:51)


    Right here is the right blog for anyone who really wants to find out about this topic. You understand so much its almost tough to argue with you (not that I personally will need to�HaHa). You definitely put a brand new spin on a subject that has been discussed for years. Wonderful stuff, just excellent!

  • #2

    Renee Bensinger (viernes, 03 febrero 2017 06:22)


    Wow, that's what I was exploring for, what a material! present here at this webpage, thanks admin of this site.


¿PORQUE DEBEMOS EMPRENDER?

Una de las limitantes que encontramos cuando tenemos una idea en la que nos gustaría invertir es que no confiamos en que la idea por si misma pueda ser convincente para los demás. No todos los consumidores son emprendedores pero definitivamente todos los emprendedores son consumidores.

Las ideas que tenemos seguro provienen de: algo que pensamos debería existir o una forma en que pensamos deberían ser las cosas. Emprender marca diferencia y agrega un estilo personal a un servicio o producto que ya existe. Basta estructurar esta diferencia en un esquema formal para tener el primer bosquejo del que será nuestro negocio.