Aplica la clave del éxito de Disney para ganar más clientes

Aplica la clave del éxito de Disney para ganar más clientes

Escuchar y hablar de todo lo que representa Walt Disney es viajar en un mundo de ¿fantasía?, ¿imaginación?, ¿personajes?, ¿películas?, ¿parques de diversiones? No. Sin temor a equivocarnos, es una de las empresas más exitosas en el mundo que ha llevado al extremo la cultura del detallismo.

 

Pero esa preocupación por el detalle no nace y se perfecciona de la noche a la mañana. Existen más empresas que llevan al extremo la satisfacción del cliente, sin llegar a atosigarlos, porque a lo largo de la historia de las empresas, tal y como las conocemos ahora, se ha desarrollado en las personas una idea que pone en una balanza por un lado quién cumple con lo mínimo y quién realmente se esfuerza por ellas.

 

Se llama competencia y se gana con pasión y compromiso por el cliente.

Un caso practico de éxito

 

Un amigo me comentó que la primera vez que entró a una barbería se enamoró tanto del servicio que nunca había dejado de ir en veinte años a la misma. En todo ese tiempo se pudo haber ahorrado mucho dinero de haberse comprado una máquina para afeitar. Pero no lo quiso así.

¿Cuál era el secreto de la barbería? Imagínatela grande, muy espaciosa y limpia. Sus puestos de trabajo –cada uno con sus singulares sillas largas- estaban apostados todos a los lados, muy cómodos y al frente de ellos un amplio espejo, limpio. Al llegar eres atendido por una persona que amablemente te ayuda a quitarte quizás tu saco y corbata y los pone en un perchero visible para el cliente. Te ofrece algo de tomar, agua, refresco o café.

 

Al centro del lugar cuatro sillones que forman un cuadro para la comodidad de tus acompañantes. A sus lados, revistas recientes y los periódicos del día. Qué le vamos a hacer hoy caballero, preguntan amables. El cliente elige. Todas sus herramientas se notan limpias y ordenadas. Al acercarse, los barberos huelen a loción y sus manos están bien lavadas. Se nota su experiencia al manejar la navaja.


De acuerdo a lo comentado debemos recordar que toda empresa que vende un producto o servicio, debe tener en cuenta estos puntos para trabajar la lealtad del cliente:

 

Pasión por los detalles. En estos tiempos en que hay tantos proveedores para tantos servicios y productos, una de las claves del éxito y la diferenciación son los detalles. Cuenta un exvicepresidente de mercadotecnia de Walt Disney: “Una de las premisas básicas del trabajo en Disney es la pasión por los detalles, nuestro trabajo en Mercadotecnia consistía casi todo en sorprender todo el tiempo al cliente continuamente en los detalles”.

¡Sorprenda! Haz que tus clientes realmente disfruten comprarte, las sorpresas no tienen que ser costosas ni requerir demasiado esfuerzo, con creatividad productiva pueden ser fáciles y baratas.

Las consultas para obtener información de los clientes deben ser muy cortas, si es una encuesta de evaluación, no debe tener más de 4 preguntas o menos. Si son preguntas telefónicas o personales, sólo se permiten 2. De otro modo el cliente se fastidia, el tiempo es un recurso muy valioso. Haz preguntas concisas y eficientes, por ejemplo: ¿Qué fue lo que más le gustó del servicio o producto? y/o ¿Le gustaría que algo hubiera sido diferente? !Listo! Gracias por su información y demuestra que realmente le agradeces.


Siempre “debemos de ocuparnos en entregar lo que ofrecemos y buscar siempre “sorprender” a nuestros clientes con nuestro producto o servicio, en ellos encontramos también la mejor oportunidad de mejorar realizando preguntas precisas que califiquen nuestro actuar”.

 

El proceso de lealtad de un cliente se puede general al agregar mayor valor a quien nos refiera para que se vuelva también en un atractivo extra, la clave está en preguntar a nuestros principales clientes: ¿por qué nos recomendaría?, detectar nuestras fortalezas en el cumplimiento con el cliente.

 

“¿Cómo entrego lo que prometo?, no se trata de prometer, se trata de cumplir y siempre, ojo “SIEMPRE” tratar de sorprender y sobrepasar las expectativas de nuestros clientes, de inicio hay que observar, pero si lo hacemos bien bajo un proceso que estandarice las cosas que ocurren se volverá un hábito, crea los procesos y sistemas necesarios de trabajo que garanticen que los resultados se repliquen, que las cosas pasen de manera natural y que estén alineadas su oferta y su entrega”.

 

Creemos clientes satisfechos, que reciban lo que compraron y un poco más, seamos congruentes entre lo que decimos y lo que hacemos y el negocio se desarrollará de manera natural…. Conviértase en la solución de sus clientes.

Relacionados: Emprendimiento

Escribir comentario

Comentarios: 0

¿PORQUE DEBEMOS EMPRENDER?

Una de las limitantes que encontramos cuando tenemos una idea en la que nos gustaría invertir es que no confiamos en que la idea por si misma pueda ser convincente para los demás. No todos los consumidores son emprendedores pero definitivamente todos los emprendedores son consumidores.

Las ideas que tenemos seguro provienen de: algo que pensamos debería existir o una forma en que pensamos deberían ser las cosas. Emprender marca diferencia y agrega un estilo personal a un servicio o producto que ya existe. Basta estructurar esta diferencia en un esquema formal para tener el primer bosquejo del que será nuestro negocio.