La familia de antes

la familia de antes

Anteriormente nuestros abuelos permanecían casados, exactamente como lo dice la iglesia hasta que la muerte los separe y formaban matrimonios de cuarenta, cincuenta e incluso hasta sesenta años de vida en común, llegaban a tener desde un hijo hasta trece con la misma mujer, la esposa se dedicaba cien por ciento a la educación, crianza y formación de sus hijos, no le importaba dejar a un lado su realización profesional con tal de obtener el diploma de excelencia como la mejor madre.

 

Tal vez, como éramos menos gente en el mundo, el padre podía proveer en su totalidad todo lo necesario para el hogar, y entonces la familia se componía de: papá trabajando para que la familia tuviera todo lo que necesitaba mientras que la madre se encargaba del hogar, no tenía que salir a trabajar para ayudar al sustento de aquella casa podía darse el lujo de estar con sus hijos.

En el caso de nuestros padres, la situación ha variado un poco en relación a los abuelos, algunas mujeres de esa época tuvieron la oportunidad de realizar una carrera universitaria, la cual les permitió desarrollarse profesionalmente para tiempo después casarse y dedicarse a la familia, los hombres tal vez se ven un poco más presionados por llevar el sustento al hogar debido a que la competencia entre las actividades comienza a incrementarse, pero aún se observa la duración de los matrimonios y la formación moral en los hijos.

Hoy en día estamos viviendo una época de cambios muy marcados, las parejas jóvenes tal parece no conocer el verdadero significado de la palabra: matrimonio para toda la vida, ya que en su lengua moderna ahora se hace llamar matrimonio desechable, ¡si no me gusta me voy!

Cuando los matrimonios actuales permanecen y forman una “familia” los padres que se hacen llamar de sociedad no les prestan atención a los hijos, solo en darles todo lo material que deseen; se enfrascan en los negocios, en la competencia por conseguir el auto de moda, la ropa de marca, mientras que las madres se han convertido en un artículo de competencia entre las supuestas amigas para llegar a ser unas mujeres vanas y materiales, tomar algún masaje desestresante, bañarse, para finalmente salir a que la estilista del club peine sus cabellos a la última moda, en caso de encontrar a tus amigas-rivales porque cada una desea ser la mejor y la que más tiene, fumar algún cigarrillo e incluso si el día lo amerita tomar una copa para después salir corriendo por los niños al colegio, aunque si algunas cuentan con chofer pueden seguir relajándose del mundo exterior.

marketing, publicidad y diseño en chimbote, grupo emprendedores chimbote, paginas webs, tarjetas y volantes publicitarios

cpu intel core i7, grupo emprendedores chimbote

 

De igual forma resulta interesante detenernos a pensar lo siguiente: actualmente estos padres modernos les proporcionan a sus hijos un nivel de vida bastante elevado, su vida gira en torno a la vanidad, a portar ropa de marca, golf, viajes que resultan cotidianos, cursos de verano en escuelas de gran nivel, etc. se fomenta una serie de exigencias, que con el tiempo tal vez sean difíciles de poder cumplir a los hijos, y sobre todo de mantenérselas, entonces esto provoca nuevamente en la familia una desunión total.

Algunos padres se limitan a formar parte del mundo creado por el dinero, con el paso del tiempo volverán la vista atrás y se darán cuenta de que su vida la desperdiciaron en tonterías y en cosas vanas. Más aún si una madre en momento alguna de ellas quedara viuda -¿que pasaría?. Ni siquiera podrían hacer pasteles para vender porque nunca tuvieron la necesidad de hacerlo ya que eso no era algo “in”.

No podrían seguir con el ritmo de vida acostumbrado, a menos de que heredara una fortuna millonaria, algo que en estos tiempos resulta difícil de tenerse. En caso de que si contara con una gran fortuna, por todos es sabido que si no se trabaja para incrementar la misma y solo se llevan a cabo gastos el dinero por mucho que se tenga se va como agua de nuestras manos. Y yo me pregunto ¿realmente conforman una verdadera familia?


No podemos considerar una verdadera familia a grupos como los ya mencionados, que se la pasan corriendo de un lado a otro, buscando solo destacar por lo que se tiene en el aspecto económico y no por lo que se es en esencia, conocimiento, valores, moral, cultura, etc. Las familias jóvenes debemos de luchar día a día por fomentar en nuestros hijos el verdadero significado de la misma, la unión entre sus miembros, la ayuda mutua, pero sobre todo hacer conciencia en nuestros pequeños de que los seres humanos valemos por lo que somos y no por lo que tenemos.

El materialismo no nos llevará más que a un mundo de competencia, envidias e insatisfacciones, provocado por nosotros mismos.

Probemos intentar convivir con nuestra pareja, los hijos, descubrir un mundo nuevo, realizando un divertido día de campo, un partido de fútbol familiar, jugar a la escuelita, a tomar el té, enseñarlos a pedalear en la bicicleta, tantas actividades que nos pueden ayudar a estar juntos y conocernos mejor.

Relacionados: Motivaciones

Escribir comentario

Comentarios: 0

¿PORQUE DEBEMOS EMPRENDER?

Una de las limitantes que encontramos cuando tenemos una idea en la que nos gustaría invertir es que no confiamos en que la idea por si misma pueda ser convincente para los demás. No todos los consumidores son emprendedores pero definitivamente todos los emprendedores son consumidores.

Las ideas que tenemos seguro provienen de: algo que pensamos debería existir o una forma en que pensamos deberían ser las cosas. Emprender marca diferencia y agrega un estilo personal a un servicio o producto que ya existe. Basta estructurar esta diferencia en un esquema formal para tener el primer bosquejo del que será nuestro negocio.