La historia del ladrillo

la historia del ladrillo

Aquel día un exitoso ejecutivo paseaba a toda velocidad en su auto último modelo, con precaución de no cruzarse con algún niño por la calle sin mirar, y al bajar la velocidad; sintió un golpe en la puerta, al bajarse vio que un ladrillo le había arruinado la pintura, carrocería y vidrio de la puerta de su auto.

Puso el freno, dio un giro de 180 grados; y regresó a toda velocidad a donde vio salir el ladrillo que acababa de desgraciar su auto.

Bajo del auto de un salto y agarró por los brazos a un niño, y empujándolo hacia un auto estacionado; le gritó: ¿Qué hiciste?

¿Quién eres tu? ¿Qué crees que haces con mi auto? Y enfurecido casi botando humo, continuó gritándole al niño: ¡Es un auto nuevo, y ese ladrillo que lanzaste va a costarte caro! ¿Por qué hiciste eso?

"Por favor, Señor, por favor. Lo siento mucho! no sé que hacer", suplicó el niño. "Le lancé el ladrillo porque nadie se detenía”. Lágrimas bajaban por sus mejillas hasta el suelo, mientras señalaba hacia alrededor del auto estacionado.

"Es mi hermano", le dijo. “Su silla de ruedas  se cayó al suelo y no puedo levantarlo". Sollozando, el chiquillo le preguntó al ejecutivo: "Puede usted, por favor; ayudarme a sentarlo en su silla? Está golpeado, y pesa mucho para mí solito". Soy pequeño.

 

 Visiblemente impactado por las palabras del niño, el ejecutivo pasó el grueso tragó que se le formó en su garganta. Aún confundido por lo que acababa de pasarle, levantó al joven del suelo y lo sentó en su silla nuevamente sacando su pañuelo de seda para limpiar un poco las cortaduras y el sucio de sobre las heridas del hermano de aquel niño especial.

 

Luego de verificar que se encontraba bien, miró; y el niño le dio las gracias con una sonrisa que no tiene posibilidad de describir nadie... "DIOS lo bendiga, señor...y muchas gracias" le dijo.

El hombre vio como se alejaba el niño empujando trabajosamente la pesada silla de ruedas de su hermano, hasta llegar a su humilde casita.

marketing, publicidad y diseño en chimbote, grupo emprendedores chimbote, paginas webs, tarjetas y volantes publicitarios

cpu intel core i7, grupo emprendedores chimbote

Aquel ejecutivo no ha reparado aún la puerta del auto, manteniendo la hendidura que le hizo el ladrillazo; para recordarle el no ir por la vida tan de prisa que alguien tenga que lanzarle un ladrillo para que preste atención.

 

DIOS nos susurra en el alma y en el corazón. Hay veces que tiene que lanzarnos un ladrillo a ver si le prestamos atención.

 

Ahora puedes escuchar un susurro o el ladrillazo.


Relacionados: Motivaciones

Escribir comentario

Comentarios: 0

¿PORQUE DEBEMOS EMPRENDER?

Una de las limitantes que encontramos cuando tenemos una idea en la que nos gustaría invertir es que no confiamos en que la idea por si misma pueda ser convincente para los demás. No todos los consumidores son emprendedores pero definitivamente todos los emprendedores son consumidores.

Las ideas que tenemos seguro provienen de: algo que pensamos debería existir o una forma en que pensamos deberían ser las cosas. Emprender marca diferencia y agrega un estilo personal a un servicio o producto que ya existe. Basta estructurar esta diferencia en un esquema formal para tener el primer bosquejo del que será nuestro negocio.