Ando escondida

ando escondida

Mis ojos fijos arden en rabia y desilusión, mientras miro ese espacio donde limita las luces de la ciudad con la oscuridad serena del cielo desierto.

¿Qué hice tan mal?, me siento miserable al darme cuenta que no tengo quien escuche todas mis lamentaciones sin criticarme. Me descubro sollozando y preguntando ¿adonde pertenezco Dios?

Mis sentimientos son fuertes y puros e inmensamente grandes, ¿pero de que me sirve todo esto, si para esta sociedad sigo siendo insignificante?, quiero vivir de esto para ayudar a los demás a soñar, a creer que el mundo puede cambiar, pero pensar de esta forma solo me trae criticas ajenas sobre mi persona.

Tengo tanto miedo a fracasar, pero no quiero ser otra sometida más al maldito dinero por no haber intentado luchar por estos sueños. Me siento tan sola en esto Dios…

Si pudiera hablar lo que pienso y siento no tendría la necesidad de escribir, no sería la miedosa que se esconde en su pieza sin salir por miedo a vivir la realidad, a conocer gente nueva y a socializar. 

Te juro que quiero abrirme al mundo, quiero dejar de sentirme rechazada por mis pares por ser distinta, tengo tanto miedo a que se burlen de mi cursilería…que ya no me atrevo ni a demostrar mis sentimientos.

 

¿Qué culpa estoy pagando?

Ni siquiera recuerdo con rencor a alguien que me haya lastimado, amo a mis prójimos sin ni siquiera conocerlos, quisiera ayudar aquellos que están amargados, entregándoles amor cálido y sincero, decirle a las personas que conforman este mundo que no sientan miedo de desnudar el alma, que todos queremos ser amados y aceptados, ¡basta de las caretas y autodefensas!, Seamos lo suficientemente humildes para aceptarnos y tendernos la mano…o acaso ¿es malo pensar como pienso?, en verdad ¿estoy loca?

El dinero no nos hace mas ni menos personas.

Las clases sociales son solo etiquetas que nos dividen de nuestros semejantes y nos reprime el poder conocer distintas vivencias... Pero, ¿que le importa esto a los demás? Y si les importa, ¿por qué no rompen el silencio?

marketing, publicidad y diseño en chimbote, grupo emprendedores chimbote, paginas webs, tarjetas y volantes publicitarios


Estoy tan triste papá… ¿y a quien le importo esta noche, más que a ti?, ¿dime si al menos alguien me recuerda o se pregunta por mi?, mejor no digas nada papá, yo se que ni me extrañan, pero estoy conforme porque se que tu me amas, y estarás siempre a mi lado vaya donde vaya, sin criticarme, sin minorizarme por ser como soy una pensadora errante, quizás una sombra filosófica, pero ante ti me rindo, te entrego mi corazón para que lo cuides, lo abrigues y lo alimentes con tu amor.

¡Sáname te lo suplico!, si me hiciste tan distinta, al menos dame una señal de lo que debo hacer, y yo te seguiré, ¡pero no me dejes así!, o es que ¿no notas como mi alma se deshace de tanta pena?

Perdóname por reclamarte tanto, te agradezco infinitamente el que me hayas escuchado… Aunque ahora me encerraré en mi pieza, tan solo para llorar en tus brazos mientras me arrullas con ternura.

Te quiero mucho papá, y que esta ultima lágrima que resbale de mis ojos cerrados sea la hora en que mi alma se encomiende a ti para deambular por los sueños y lugares desconocidos por los cuales me llevarás mientras mi cuerpo cansado reposa entre las blancas sabanas.


Relacionados: Motivaciones

Escribir comentario

Comentarios: 0

¿PORQUE DEBEMOS EMPRENDER?

Una de las limitantes que encontramos cuando tenemos una idea en la que nos gustaría invertir es que no confiamos en que la idea por si misma pueda ser convincente para los demás. No todos los consumidores son emprendedores pero definitivamente todos los emprendedores son consumidores.

Las ideas que tenemos seguro provienen de: algo que pensamos debería existir o una forma en que pensamos deberían ser las cosas. Emprender marca diferencia y agrega un estilo personal a un servicio o producto que ya existe. Basta estructurar esta diferencia en un esquema formal para tener el primer bosquejo del que será nuestro negocio.