Quien no te conoce piensa diferente de ti

quien no te conoce piensa diferente de ti

Quien no te conoce piensa diferente a ti, pero esta únicamente en ti demostrar que esta equivocado: o comienzas a decirle que no estás de acuerdo, tratando de obligarlo a que adopte tu punto, o él es el que lo quiere hacer.

La falta de tolerancia se origina por la falta de comprensión de dónde vienen las ideas de tu amigo. Y la falta de comprensión de él, de dónde vienen las tuyas.

Desde niños, vamos acumulamos experiencias e ideas de la vida. Algunas aprendidas en carne propia. Otras, sembradas por los adultos que nos rodean.

Llega el momento, en el que esas ideas nos crean una enfermedad: el síndrome del “yo-yo”.

Por ejemplo, si tu hijo te pregunta que estudiar, y le respondes “contador público”, es porque a ti te hubiera gustado estudiar esa carrera. Le das opiniones con base en lo que tu eres. “Yo en tu lugar…” es la frase favorita de las personas infectadas con esta enfermedad.

 

Cuando hablas con alguien, siempre estás asimilando lo que él te dice, de acuerdo a tu mundo interior. A las creencias acumuladas durante tu vida. Sean ciertas o no. Las hayas experimentado o no.

Y que haces, reaccionas de forma automática cuando lo que expresa es diferente a lo que tú piensas. Y así se inician las discusiones y falta de tolerancia a los demás.

Comprendiendo que cada persona vive prisionera de su mundo interior, en el que ellos son los reyes y sus leyes las únicas que existen, entenderás que él te juzga de acuerdo a sus ideas. Por eso, no te tomes nada personal.

Por ejemplo, yo no estoy de acuerdo con la teoría de la evolución de Darwin. Estoy a favor de la creación de la vida por un Ser Supremo.

marketing, publicidad y diseño en chimbote, grupo emprendedores chimbote, paginas webs, tarjetas y volantes publicitarios

cpu core i7 - nuevo en chimbote, grupo emprendedores chimbote

Si alguien cree en Darwin, automáticamente reacciona a mis ideas. Muchas veces de forma violenta. No me lo tomo personal, porque se que es él. No yo. Reacciona a sus propias leyes, en las que la teoría de Darwin es una verdad indiscutible.

Si él intenta discutir conmigo y cambiarme, se que es imposible. Si yo intentara cambiarlo, se que es imposible. Dialogo con él y si lo veo erizado de prejuicios, con ganas de pelear, lo dejo de lado. El síndrome del “yo-yo” no deja a nadie admitir que puede estar equivocado y dialogar. Porque quien tiene el síndrome, no defiende sus ideas. Defiende su ego personal.

De la misma forma, que si alguien me dice que soy lo máximo por escribir a favor de Dios, no tiene nada que ver conmigo. Tiene que ver con su mundo interior, en el que la creación de la vida por una divinidad es la idea que él acepta. También, que es una persona positiva que lo mismo me halaga a mi, que a otros.

Por eso, no te tomes personal cuando alguien no muestre tolerancia a tus ideas. Déjalo de lado. Su falta de tolerancia, es miedo. Miedo a que tú tengas razón.

Aprende a ver a los demás en sus propios términos de su vida. Te será más fácil comprenderlos. Conocer es comprender. Y tolerar.


Relacionados: Motivaciones

Escribir comentario

Comentarios: 0

¿PORQUE DEBEMOS EMPRENDER?

Una de las limitantes que encontramos cuando tenemos una idea en la que nos gustaría invertir es que no confiamos en que la idea por si misma pueda ser convincente para los demás. No todos los consumidores son emprendedores pero definitivamente todos los emprendedores son consumidores.

Las ideas que tenemos seguro provienen de: algo que pensamos debería existir o una forma en que pensamos deberían ser las cosas. Emprender marca diferencia y agrega un estilo personal a un servicio o producto que ya existe. Basta estructurar esta diferencia en un esquema formal para tener el primer bosquejo del que será nuestro negocio.